Francesca Gargallo Celentani: viajera, que le dió valor a los pasos de las mujeres y el encuentro sobre un mundo que les pertenece

Los más leídos del 2022.

La última vez que tuvimos la alegría de contar con ella entre nosotros fue en marzo de 2020, precisamente hace dos años. El motivo que la trajo por estar tierras fue su participación en el Foro Internacional “Repensar las bases teóricas para la reconstrucción de un ideario social con perspectiva postcapitalista”, finalmente postergado por la pandemia y el apresurado cierre de la ciudad y del país.

El ambiente de entonces era de expectativa y sorpresa, el virus avanzaba desde Asia y ella, llena de energía y voluntad inquebrantable, no dudó en viajar, con el riesgo de quedar encerrada lejos de su amada “casona”, su lugar de residencia en ciudad de México, siempre abierta a todas las personas que pasaran por allí y requirieran un espacio para el descanso, la conversación intensa y bien argumentada, el compartir de sueños, la recarga de energías, el café al gusto, y mucho más.

Aterrizó en Bogotá entonces con su inmensa y bella corporalidad, ojos brillantes de mirada fuerte y cautivadora, y aquella risa desbordada, contagiosa, al tiempo que abrazos a granel e ideas desbordadas que no ahorraba, que las compartía sin egoísmo ni pretensión alguna.

El cierre de la ciudad fue la confirmación de que el Foro quedaba postergado, y entonces empezó la angustia del regreso, de las imprecisiones de la empresa aérea para cumplir con los viajes que hasta días atrás estaban agendados. Hasta que por fin pudo partir hacia México, pero no vía directa como lo indicaba el pasaje comprado sino vía Panamá y de allí a Costa Rica, para por fin, luego de tres días de malos sueños en aeropuertos poder descansar de manera plácida en habitación cómoda, gozando de la compañía de su amada Helena, hija, amiga, cómplice de sueños y luchas.

Los meses siguientes, con pandemia, fueron de reflexión y escritura, pensando en nuevas novelas, realizaciones y sueños marchitos, primero por el ataque del covid-19 que redujo su energía de manera notable, y luego por el cáncer que invadió su humanidad. En un principio la idea era que el virus no la dejaba libre, pero la persistencia por semanas del malestar tocó revisar en laboratorio lo que estaba sucediendo, y el resultado no fue el mejor.

Desde entonces, cuando confirmaron que la razón del malestar no era el virus sino un cáncer, no desistió en vencer el agresivo enemigo. Fueron meses de luchas, de alzas y bajas, de operaciones de diversa índole, de tratamientos intensos, de dolores insoportables que le impedían concentrarse en la escritura, una de sus pasiones. Lucha apasionada, cuerpo a cuerpo, como la liderada a través del activismo y de las letras por la igualdad entre mujeres y hombres, lucha por el cambio social, profundo, cultural, no solo económico, lucha con diversidad de triunfos, acompañados de buenos y no tan buenos momentos y de las cuales queda los argumentos bien trazados en varios libros; escritura y acción que la llevó a acompañar diversidad de causas a lo largo de nuestra región, y mucho más allá. Ensayos teóricos que acompañaba, en otra orilla de su incansable producción con la literatura. Sus novelas dan testimonio de ella

Es de ella, de la italiana que muy joven partió hacia Nicaragua para acompañar la gesta sandinista, de quien hoy les compartimos la mala noticia de su deceso. Sabemos que todas y todos quienes la conocimos de manera directa la extrañaremos; pero también que quienes se acercaron a ella a través de sus investigaciones como de sus creaciones literarias la echaran de manos.

Faltan palabras y anécdotas para describirla, y la mejor manera de resumir su ser, sencillez, capacidad, vitalidad, está resumida en el semblante que de si misma escribió con motivo de uno de los tantos eventos en que acompañó a desdeabajo:

“Escritora, caminante, madre de Helena, partícipe de redes de amigas y amigos, Francesca Gargallo es una feminista autónoma que desde el encuentro con mujeres en diálogo ha intentado una acción para la buena vida para las mujeres en diversos lugares del mundo. Licenciada en Filosofía por la Universidad de Roma “La Sapienza” y maestra y doctora en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México, se ocupa de historia de las ideas feministas y busca entender los elementos propios de cada cultura en la construcción del feminismo, entendido como una acción política del “entre mujeres” y las reacciones que despierta en la academia, el mundo político, la vida cotidiana. Enamorada de la plástica, busca entre las artistas una expresión del placer y la fuerza del ser mujeres; narradora, encuentra en sus personajes la posibilidad de proponer otros puntos de vista sobre la realidad que no sean misóginos; viajera, le da valor a los pasos de las mujeres y el encuentro sobre un mundo que les pertenece”.

Información adicional

Autor/a: Equipo desdeabajo
País:
Región:
Fuente: