“Desangrar” a Rusia

Escrito por Serge Halimi

En febrero pasado, unos días antes de la invasión rusa, el presidente Joseph Biden intimó a los estadounidenses a abandonar Ucrania en cuarenta y ocho horas. Desde entonces, Estados Unidos regresó a dicho país, pero de otra manera. Sin arriesgar la vida de un solo soldado, aprovecha la sucesión de catástrofes provocadas por el presidente Vladimir Putin para acumular avances estratégicos: una Rusia duraderamente debilitada, una China incómoda por los reveses de su vecino, una Alianza Atlántica reforzada por la próxima adhesión de Suecia y Finlandia, una cosecha de contratos para los exportadores estadounidenses de cereales, de armas, de gas, medios de comunicación occidentales que transmiten al unísono la propaganda del Pentágono. ¿Por qué los estrategas estadounidenses desearían acaso el fin de una guerra tan providencial?


No lo desean. Desde hace algunas semanas, se diría incluso que la única conclusión del conflicto a la que Estados Unidos consentiría realmente sería la de un triunfo romano de los ejércitos occidentales en Moscú, con Biden en la tribuna y Putin en una jaula de hierro. Para realizar su ya proclamado objetivo, “debilitar a Rusia”, desangrarla en realidad, Estados Unidos no escatima los medios: entrega de armas más ofensivas y más sofisticadas a Ucrania, asistencia a este país para que pueda ubicar y liquidar generales rusos, incluso hundir el buque insignia de su flota. Sin contar con que, desde hace tres meses, el Congreso estadounidense votó una ayuda a Kiev que corresponde a más del 85% del presupuesto militar ruso.


Los ventrílocuos de Washington


En un primer momento, Biden temía que una asistencia demasiado directa a Ucrania precipitara “una Tercera Guerra Mundial”. Parece haber concluido que el chantaje nuclear de Moscú no era sino un bluff, y que Rusia, de la que había sobrestimado la potencia militar, podía ser acorralada sin peligro. Así, se suma a los republicanos neoconservadores para quienes toda concesión al expansionismo de Putin “equivaldría a pagarle a un caníbal para que nos coma en último lugar”. La apuesta estadounidense es tal que, dirigiéndose a los obreros de Lockheed-Martin que fabrican en Alabama los misiles anti-tanque Javelin cuya temible eficacia han experimentado numerosos tanques rusos, Biden se regocijó de que “los ucranianos nombran Javelin o Javelina a sus recién nacidos”…


El presidente Volodimir Zelensky estimó el pasado 21 de mayo que la guerra solo cesaría “sobre la mesa de negociaciones”. Pero mientras que la diplomacia está replegada, el ejército ruso sigue su destructora conquista de las ciudades del Donbass y los dirigentes estadounidenses sacan provecho de la ampliación del conflicto. Europa, por su parte, parece pasiva, tironeada entre un Presidente francés, más bien aislado, que observa con razón que “la paz no se construye en base a la humillación de Rusia” y una Primera Ministra estonia que severamente le replicó: “No se le debe proponer una salida a Vladimir Putin. […] La solución no puede ser más que militar. Ucrania debe ganar esta guerra”. Por el momento, son los ventrílocuos de Washington quienes dirigen el baile en el Viejo Continente.

*Director de Le Monde diplomatique.
Traducción: Micaela Houston