Guayana: la fiebre del oro… y de la Biblia

 

En veinticinco años, Guayana vio duplicar su población al tiempo que permanecía económicamente aislada de sus vecinos. Sin embargo, la porosidad de su frontera facilita tanto el tráfico de oro como el proselitismo evangelista. En primera línea, los amerindios se juegan su futuro como pueblo.

 

Información adicional

Autor/a:
País:
Región:
Fuente: